02 octubre, 2007

MIRANDO A AMÉRICA

En Palos nació todo. Hace cinco siglos, un puñado de españoles, dirigidos por los hermanos Pinzón y el almirante Colón, se aventuraron a lo desconocido y ya nada volvió a ser igual. Cambió el concepto del mundo y la idea del ser humano, cambió la economía y la política, pero el hombre no cambió, se condujo por todas las pasiones que le habían caracterizado a lo largo de la historia, la ambición de fama y riquezas, el valor, la crueldad, el afán de conocimiento, el deseo de aventuras, el fanatismo religioso… En Palos, cinco siglos después, un puñado de historiadores miran hacia América con la ilusión de un marinero que trata de descubrir nuevas tierras en el pasado. Durante cinco días pude disfrutar en Huelva de un congreso donde, entre libros y papeles de archivo, nos esforzamos por recuperar las vidas de todas aquellas personas que algún día lejano se ilusionaron contemplandon ese mismo océano que nos une y nos separa.


Palos de la frontera, el pueblo de España con más placas por metro cuadrado, les encantan. Aquí os pongo un ejemplo que me llamó la atención:


Posdata: Xavier, si lees esto mandame tu correo que no lo tengo.

1 comentario:

Xabier dijo...

Muy romántica tu visión del congreso y probablemente tengas razón, no por el congreso sino por nosotros.

Mi correo es mi apellido seguido de @gmail.com. Te incluyo la dirección de mi blog, aunque no creo que te sirva de mucho (nunca es tarde para aprender euskera, ja ja). Algo de ficción en castellano sí que tengo.